Antes de congelar, preparar. Frutas (I)

Antes de nada, conviene recordar que la temperatura a la que debe estar el congelador para que la congelación sea óptima, es de – 18 grados.

congelador.jpg

Se pueden congelar todas las frutas, pero si hay dos clases especialmente agradecidas son la piña y las fresas.

 jugo_pina.jpg

 Para poder disfrutar de unas frescas y depurativas raciones de piña en pleno verano, sólo hay que seguir estos sencillos pasos:

  1. Pelarla y cortarla en rodajas.
  2. Separar cada rodaja con una lámina de papel celofán.
  3. Introducirlas en una bolsa de plástico apta para congelación, ponerles fecha y congelar.
  4. Se conservan cuatro meses.

fresas.jpg

En el caso de las fresas, se procede de la siguiente manera:

  1. Se lavan, se secan bien y se les quita el rabito.
  2. Se meten al congelador en una bandeja o recipiente, separadas unas de las otras, durante una hora.
  3. Se sacan, se espolvorean con azúcar hasta cubrirlas y se vuelven a introducir en el congelador durante dos horas.
  4. Pasado ese tiempo, se sacan, se meten en bolsas para congelación sacando bien el aire (esto vale para todas) y cerrando con un nudo. Se les pone fecha, y a congelar.
  5. Se conservan ocho meses.

Por supuesto, ambas frutas mantienen sus propiedades nutritivas intactas.

Por Carol Ortiz.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios