Utensilios atóxicos en nuestra cocina para llevar una vida más saludable

Si bien es cierto que una vida sana comienza desde nuestro interior, entonces también es cierto que una vida sana comienza desde el interior de la cocina, desde los utensilios que utilizamos para cocinar hasta los materiales con que son fabricados. Por ello, os ofrecemos una edición dedicada a los utensilios atóxicos que garantizan seguridad y calidad.

El teflón, los plásticos y una amplia variedad de metales pesados, son tan solo algunos de los elementos tóxicos a los que exponemos a nuestros seres queridos y a quienes les cocinamos sin darnos cuenta que poco a poco estamos provocando en ellos una toxicidad lenta, insidiosa e inevitable.

Afortunadamente ya están disponibles en el mercado utensilios atóxicos como parrilas, woks y sartenes sin teflón. Todos libres de metales pesados PFOA y lo mejor de todo, con certificación de fabricación atóxica, como este sarten fabricado en una sola pieza para lograr una superficie sin poros y sin níquel.

Sartenes atóxicos

La importancia de los utensilios atóxicos radica principalmente en garantizar la salud desde la cocina. Originalmente muchas civilizaciones utilizaban utensilios de hierro colado, evolucionando a los utensilios bañados en esmalte hasta llegar al famoso acero inoxidable. Lamentablemente todos éstos perjudican de una u otra manera nuestro organismo como al medio ambiente, por ejemplo el hierro colado que al no ser un buen conductor del calor, requiere entonces de un mayor consumo energético.

El mismo problema del calor afecta otros elementos en nuestra cocina, como los extractores de zumos, las licuadoras, las batidoras y los exprimidores que trabajan a altas velocidades produciendo cierto grado de calor que elimina gran parte de los micro-nutrientes esenciales en frutas y verduras. Por ello se recomienda utilizar un extractor de jugos, extractores libres de tóxicos y certificados para el comercio europeo con el fin de garantizar la calidad de nuestros alimentos.

Extractor de zumos atóxico

Además, hay que evitar cualquier contacto con el plomo, un mineral que suele estar presente en muchos de los utensilios de cocina, y su uso suele intoxicar a las personas de forma lenta y crónica, dando lugar a complicaciones gastrointestinales, ansiedad y fatiga entre otros.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios